¿Cómo estáis hoy? Me alegro que habéis dedicado 2 minutos para leer mi post, que a lo mejor os puede ayudar a vosotros o a alguien que pasa por lo mismo que yo.
De hace unos años voy luchando con problemas de acné y manchas que parece ser, según los médicos, son a base de desarreglo hormonal. Aparte de tratamientos siempre he mirado mi crema de cara, que sea suave pero a la vez que controle mi “explosión” de acné.
Después de varios intentos y pruebas he dado con una receta que hasta ahora ha dado buenos resultado en mi piel y quería compartirla con vosotros.
Por los que no lo sabéis, la acné es una infección agresiva en las aberturas de las glándulas de sebo. Estas glándulas de la piel secretan varios aceites para mantenerlo húmedo y de esta manera se evita que se seca y agrieta. Por causa de las bacterias que existen al nuestro alrededor estas glándulas se pueden atascar que provoca la obstrucción de la secreción de sebo que provoca inflamación, enrojecimiento, hinchazón y muchas veces un dolor molesto.
La acné aparece sea como inflamación de estas glándulas sebáceas que conduce la aparición de espinillas y granos  que más común en el periodo de adolescencia o como pequeños bultos en la zona de las mejillas, diferente de la adolescente que aparecen después de los 25 años, bajo el nombre de acné micro quístico o adulto.
Con esta última estoy luchando yo y la verdad es que estoy aprendiendo cada día mantenerlo bajo control. No es fácil, así que de momento comparto con vosotras esta receta probada y usada por mí en mi cuidado diario.
Necesitáis lo siguiente para hacer vuestra crema. Abajo os dejo también el video de su preparación.

2 cucharas de aceite de Coco
De cara a verano podéis reducirlo a 1 cuchara así no se hará muy aceitoso por el calor.
4 cucharaditas de gel de aloe vera (con alcohol)
2 aspirinas trituradas diluidas con 3-4 gotitas de agua oxigenada o agua normal.
1 cucharadita de aceite de árbol de té
Si os molesta mucho el olor reducirlo a 3 gotas.
1 cucharadita de protección solar +30 o +50
+ 3 gotas de aceite de caléndula (si tiene una piel grasa para controlar el exceso de sebo)


Cada ingrediente aporta su beneficio para nuestra piel con problemas. El Aceite de Coco tiene varias propiedades, tales como antimicrobianos, antioxidante, anti fúngicas, antibacterianas y cualidades calmantes. Previene de una forma natural la sequedad y descamación de la piel. El aceite de coco se emplea también en tratamientos de diversos problemas de piel como psoriasis, dermatitis, eczema y diferentes infecciones de la piel.
Volviendo las propiedades antimicrobianas, quería subrayar el ácido caprico y el ácido laúrico. Estas ayudan a reemplazar la capa  protectora de la piel que se elimina mediante aseo constante sea en mascarillas, exfoliación constante o lavados frecuentes durante el día. Esta capa protege tu piel de que se quede desprotegida, evitando de esta manera la infección microbiana. ¡Así, adiós erupciones!
El aceite de coco también calma la piel y penetra en profundidad, así que, cuando se aplica, se absorbe rápidamente y comienza inmediatamente a reducir la inflamación del acné.
Como ultima mención, el aceite de coco es una fuente rica de vitamina E. Esto mantiene su piel sana y garantiza el funcionamiento apropiado de las glándulas del sebo y evita su  obstrucción. Este producto BIO trata el origen del acné, no solo previene su apariencia o calma las síntomas una vez que se ha producido.
Otro aceite, aparte del de coco es el Aceite de árbol de té. Este es una excelente alternativa para deshacerte de los granitos. Tiene propiedades desinfectantes y suavizantes únicas y, a diferencia de otros tratamientos para el acné. Reduce las zonas con rojeces, elimina y evita la aparición de granos y espinillas.
Se puede utilizar también aparte con un bastoncillo y poner encima del grano y dejarlo toda la noche. Se verá la recuperación de la piel y la desaparición del grano. Tiene un olor muy fuerte y se debe evita ingerir este producto.
Un ingrediente importante a nuestra crema es el Gel de Aloe Vera. Al aplicar el gel de esta planta conseguirás secar los granos y podrás evitar que las bacterias contagien otras zonas del cuerpo. Esta planta contiene gibelinas y polisacáridos que ayudan a curar la piel infectada, reduciendo la hinchazón e inflamación que ocasiona el acné. El aloe vera contiene agentes coagulantes y antibióticos naturales, los cuales cura el tejido ayudándole a cicatrizarse y así desarrollando un nuevo crecimiento celular.
También la Aspirina el un fiel y excelente aliado para combatir el acné, reducir las manchas y eliminar todas esas impurezas que afectan la belleza.
Tiene un efecto antiinflamatorio que ayuda a disminuir el acné, incluso cuando se da en un grado crónico.
La aspirina contiene un ingrediente liposoluble conocido como beta-hidroxiácido, utilizado por muchas compañías en la fabricación de cremas y productos exfoliantes para aclarar y limpiar la piel. De esta manera disminuimos las manchas y los rojeces y recuperamos el brillo de nuestra piel.
Por otro lado, igual que el gel de aloe vera, tiene un efecto cicatrizante que ayuda a reparar la piel cuando ha sufrido algún tipo de alteración por acné o una lesión externa.

Como ingrediente añadido es el Aceite de caléndula. La caléndula sirve para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada. Controla el exceso de grasa y reduce la producción de sebo. Si tenéis piel con acné madura este ingrediente puede ser saltado ya que este tipo de acné no es debido a la piel grasa.

Abajo os dejo el enlace de mi vídeo con la preparación de la crema y su textura final para que os facilite su preparación. Espero que sea una pequeña ayuda para todos los que compartís mi situación y de haber aportado un granito de arena hacia vuestra curación de la piel.

Espero que me escribís vuestras experiencias y de compartir conmigo vuestra historia.
Os mando un beso grande y no olvidéis que la belleza surge del interior ;)

Comentarios

Entradas populares